Día a día con Esclerosis Múltiple Deportes y ejercicio

Se supone que el deporte produce una sensación de bienestar – al menos es lo que la mayoría de la gente dice. Estos artículos están diseñados para atraer tu interés y alentarte para que empieces a practicar ejercicio.

Deportes y EM

¿Qué tipo de deportes puedo practicar? ¿Qué deporte podría tener un impacto negativo en mi EM? Estas preguntas con frecuencia surgen entre las personas con EM. Aquí están algunas respuestas a estas y otras preguntas.

¿Qué nos dicen los estudios sobre deportes y EM?

Habitualmente se supone que el deporte tiene un impacto negativo sobre el curso de la EM debido a la hipersensibilidad al calor. Un incremento en la temperatura corporal de 0.5°C causa un retardo y/o bloqueo del impulso nervioso en las fibras desmielinizadas, que pudiera resultar en una exacerbación de la EM. No obstante, esta idea no es sustentada por muchos estudios1-4. Actualmente, son enfatizados los principales efectos benéficos del ejercicio. Estudios recientes muestran una mejoría en la forma física, así como un bienestar psicológico.

¿Qué necesitan saber los pacientes con EM?

La regulación de la temperatura de las personas con EM con frecuencia está afectada. Esto puede limitar las actividades deportivas. Tú debes también refrescarte después del deporte, nadando o con un baño.

Cada paciente debe encontrar su propia tolerancia a la actividad deportiva.

Con problemas visuales, deben evitarse los tipos de deportes de movimientos rápidos, tales como los juegos con pelota. Es posible continuar con actividades deportivas durante una recaída si no exageras. Sin embargo, es importante para la gente con EM abstenerse de hacer demasiado ejercicio, arriesgándose a una lesión. No compares tus actividades con las ideas convencionales de lo que es un deportista o la técnica correcta. La participación en deportes de competencia depende del grado de incapacidad física. Los deportes de resistencia, que no pueden ser interrumpidos en cualquier momento, son los menos adecuados, como nado de largas distancias, escalar montañas de gran altitud o esquiar en terrenos difíciles.

¿Qué puede obtener el paciente con EM del deporte?

Al igual que las personas sanas, se encuentra una mejoría en la función cardiaca y en la circulación, así como un efecto benéfico sobre el peso corporal. Asimismo, muchos síntomas de la EM son mejorados manteniendo la movilidad.

Estudios seleccionados sobre el efecto del deporte en personas con EM

El deporte en personas con EM trata de promover la coordinación y equilibrio. En discapacidad moderada a severa, y en quienes sufren de hipersensibilidad extrema al calor, el ejercicio en agua puede resultar de particular utilidad. El apoyo del agua hace factibles los movimientos que ya no son posibles fuera de ella.

  • • El entrenamiento en grupos, en vez de individualmente en casa, definitivamente hace más efectivo el ejercicio. La oportunidad de aumentar la interacción social ayuda a alentar una sensación mejorada de bienestar. También resulta en una mejora en la capacidad de caminar, en la movilidad, y en las funciones de la vejiga/intestino.(1)
  • • Se probaron la fuerza y la fatiga en personas con EM durante un programa de forma física de 10 semanas en agua. La función de brazos y piernas mostró una clara y medible mejoría.(2)
  • • Un estudio a 15 semanas sobre el impacto del entrenamiento para forma física en la calidad de vida en personas con EM, indicó una mejora significativa en la fuerza muscular y la capacidad vital de los pulmones, después de entrenar 40 minutos 3 veces por semana, independientemente del grado de discapacidad. Diferentes pruebas determinaron el impacto de la enfermedad sobre el estado de ánimo y el grado de fatiga, así como un punto en la escala neurológica EDSS. La mejora fue registrada en movilidad de hombros, codos y rodillas, función cardiovascular e interacción social. Fue sorprendente que una instalación más lenta de la fatiga coincidió con una mejor función corporal.(3)
  • • En equitación terapéutica (pasiva), que aspira a reducir la tensión y el dolor en la articulación de la cadera y espalda, el movimiento del caballo tiene un efecto positivo en el jinete. La equitación pasiva no debe ser confundida con la convencional, en la cual el jinete dirige al caballo. Un estudio canadiense mostró que los participantes habían mejorado la velocidad al caminar, el equilibrio y estado de ánimo después de 9 semanas  de entrenamiento.(4)

Los resultados proporcionan evidencia de que las actividades deportivas tienen un impacto positivo semejante sobre las personas con EM al de las que no la padecen.

En resumen

  • • Practica actividades deportivas moderadas, regularmente
  • • Desarrolla un programa individualizado de entrenamiento de forma física, ajustado a tu propia situación, alternando con técnicas de relajación
  • • Evita ejercicios que requieran un gran esfuerzo con el riesgo de una lesión
  • • Contrarresta la espasticidad y acortamiento muscular con ejercicios de estiramiento
  • • Obtén lo más posible si requieres una silla de ruedas – por ejemplo la concentración y la movilidad pueden ser promovidas practicando la arquería

 

Referencias

  1. Petajan JH, White AT. Recommendations for physical activity in patients with multiple sclerosis. Sports Medicine 1999;27(3):179-191. 2 Gehlsen GM, Grigsby SA, Winant DM. Effects of an aquatic fitness program on the muscular strength and endurance of patients with multiple sclerosis. Physical Therapy 1984;64:653-657. 3 Petajan JH, Gappmaier E et al. Impact of aerobic training on fitness and quality of life in multiple sclerosis. Annals of Neurology 1996;39:432-441. 4 Mackay-Lyons M, Conway C, Roberts W. Effects of therapeutic riding on patients with multiple sclerosis: a preliminary trial in horseback riding. Physiotherapy-Canada 1988;40(2):104-9.