Día a día con Esclerosis Múltiple Sexualidad

Los problemas sexuales son frecuentes en pacientes con EM, como resultado de efectos, tanto orgánicos como psicológicos, del padecimiento. Al igual que con la mayoría de los problemas, lo más importante es enfrentarlos y tratar los temas involucrados. Estas páginas ofrecen consejos explícitos para superar las dificultades en la actividad sexual, de tal forma que el paciente con EM pueda experimentar una vida sexual tan cercana a la normal como sea posible.

La sexualidad y los problemas sexuales son tan importantes para las personas con EM como para la población sana. El trabajar sobre dichas dificultades demanda una relación de extrema apertura con la persona de tu confianza, ya sea tu propia pareja, doctor, psicólogo o trabajador social. A muchas personas – sanos o enfermos – se les dificulta hablar sobre sus problemas sexuales con alguien. Ellos se recluyen y se obsesionan en forma creciente, de tal forma que se inicia un círculo vicioso.

Carga emocional y psicológica

En el caso de las personas con EM, existen diferentes causas para los problemas sexuales que deben ser consideradas: por una parte, la carga emocional y psicológica de padecer EM puede ser tan pesada que el paciente simplemente pierde todo el placer de la sexualidad y no siente ningún impulso o deseo de una demostración física de ternura amorosa hacia su pareja. Por otra parte, también es posible que la enfermedad por sí misma, o la discapacidad física causada por la EM, puedan hacer problemática la actividad sexual. Con frecuencia ambos factores son relevantes. Algunos pacientes están temerosos de la actividad sexual debido a que piensan que podría involucrar una gran tensión en su cuerpo y su EM sólo empeoraría o un nuevo episodio (ataque) de la enfermedad podría ser detonado. Ciertamente, esta ansiedad es innecesaria. Es importante ver a los problemas sexuales dentro del contexto de toda la situación de quien padece la EM y su pareja, probablemente incluso su familia como un todo, y no como un asunto individual.

Cuestiones a resolver

Hay una serie de cuestiones que alguien con EM debería plantearse a sí mismo en cuanto se presenten los problemas sexuales. ¿Cambió la presentación de la enfermedad mis sensaciones sexuales? ¿Mi pareja ha perdido interés en mí? ¿Qué tipos de prácticas sexuales podríamos buscar en el caso de que el coito no sea ya posible debido a falta de erección, sensaciones dolorosas o rigidez muscular aumentada en los músculos de los muslos (espasmo del aductor)? ¿Qué efectos tienen los medicamentos sobre mi sexualidad? ¿Qué tipo de control de la natalidad es recomendable?

Problemas y tratamientos

Los siguientes son algunos ejemplos de diferentes formas de disfunción sexual. En casos individuales, sin embargo, tipos  de problemas totalmente diferentes pueden ser de interés primordial, haciendo necesario terapia individual.

Problemas eréctiles

En pacientes varones, la dificultad o incapacidad de erección pueden presentarse, ya sea por un episodio reciente de la enfermedad, debilidad corporal general, o causas emocionales o psicológicas. Diferentes tipos de estimulación, tales como estimulación táctil particular en zonas erógenas, pueden ser tratadas con el paciente y su pareja. Los posibles motivos para la dificultad en la erección son examinados individualmente y se determina si el problema es causado más por factores orgánicos o psicológicos. Es importante saber que al atacar al sistema nervioso en general, la EM puede también tener un impacto sobre las reacciones sexuales del cuerpo.

Tratamientos disponibles para problemas de erección (NO TODOS LOS PRODUCTOS ESTÁN DISPONIBLES EN TODOS LOS PAÍSES). Con los trastornos eréctiles, hay varios tratamientos disponibles, que trabajan relajando los vasos que retienen la sangre dentro del pene y producen de esta forma la erección1,2: El tratamiento oral se toma aproximadamente una hora antes de la relación sexual y funciona en un gran porcentaje de las personas que lo usan, permitiéndoles lograr una erección completa y el acto sexual con penetración aunque como en el caso de cualquier medicamento, es necesario consultar a su médico antes de usarlo3. Otros productos están disponibles que tienen que ser inyectados directamente en el pene usando una aguja especialmente fina1,2. Existen también varios instrumentos mecánicos que pueden ser utilizados incluyendo bombas de vacío y entablillados que pueden ser insertados en el pene, endureciéndolo como se requiere1. Se requiere un examen urológico detallado, así como dosificaciones individualizadas bajo control regular de un médico cuando se usan tratamientos con medicamentos.

Problemas de eyaculación

Otro posible trastorno involucra la propia eyaculación, la cual puede ser retardada o no presentarse. Existen casos raros de eyaculación retrograda, lo que significa que el semen no se dirige hacia afuera del pene, sino que fluye de regreso a la vejiga. Los trastornos de eyaculación son causados también por factores neurológicos o psicológicos, o ambos simultáneamente. La pérdida de la experiencia de un orgasmo puede originar inseguridad en sí mismo y pérdida de la autoestima por lo que es muy importante la comunicación con su pareja y acudir con su médico.

Otros problemas

Una tensión muscular aumentada (espasmo) en la parte superior de los muslos puede hacer que el coito resulte doloroso, o inclusive imposible. Dicho espasmo puede ser aliviado por medicamentos. Es importante programar en forma precisa el tiempo de administración de dicho medicamento para lograr el mejor efecto. Para las mujeres, una sensibilidad reducida en el área genital causa resequedad vaginal, para lo que existen varios preparados disponibles que pueden ayudarlas. Para los pacientes que sufren incontinencia, pueden surgir trastornos sexuales debidos al temor de una micción incontrolada o movimientos del intestino durante el sexo. Puede ser de ayuda el reducir la ingesta de líquidos y vaciar la vejiga inmediatamente antes de la actividad sexual. La fatiga prematura en algunas personas con EM puede originar una simple falta de energía al final del día. El tener relaciones sexuales en diferentes momentos del día podría solucionar esto.



Carga emocional y psicológica
Deterioro corporal
Disfunción eréctil
Trastornos de la eyaculación
Pérdida de la libido
Problemas orgásmicos
Espasmo muscular
Sensibilidad disminuida
Trastornos sexuales y EM