Mi Vida con EM La Esclerosis Múltiple en el organismo

La ESCLEROSIS MÚLTIPLE afecta la materia blanca del cerebro y/o la médula espinal. La ESCLEROSIS MÚLTIPLE no es contagiosa.

Después de 25 años la mayoría de las personas con ESCLEROSIS MÚLTIPLE todavía pueden movilizarse sin depender  de auxiliares como una silla de ruedas.

El grado de discapacidad en la ESCLEROSIS MÚLTIPLE puede aumentar con el tiempo, sin embargo, el curso de la enfermedad y el tipo de síntomas que la gente enfrenta pueden variar considerablemente de persona a persona. Por consiguiente, es determinante diagnosticar la ESCLEROSIS MÚLTIPLE en una etapa temprana.

Esclerosis Múltiple – Papel del sistema inmunológico

Usualmente, el mecanismo de defensa del organismo (sistema inmunológico) nos protege de infecciones de todo tipo. Las reacciones inflamatorias se presentan cuando nuestro sistema inmunológico ataca a los gérmenes extraños, tales como bacterias, virus, parásitos u hongos. Las células blancas de la sangre –incluyendo células inmunológicas específicas y células inmunológicas activadas “macrófagos”, sirven como soldados en el frente en nuestro sistema inmunológico.
La defensa contra los intrusos extraños es coordinada por las llamadas “células T”, componentes clave del sistema inmunológico.

En situaciones poco frecuentes, sin embargo, como en las enfermedades autoinmunes (el prefijo “auto” significa “de uno mismo”), las células normales del organismo pueden ser confundidas con “intrusos extraños”. En este caso, las células T errantes, por razones desconocidas, atacan a nuestras propias células nerviosas. Esto sucede en las personas con ESCLEROSIS MÚLTIPLE, la cual es también considerada una enfermedad autoinmune. La ESCLEROSIS MÚLTIPLE es sólo una de muchas enfermedades autoinmunes. Existen otras, tales como la enfermedad de Crohn, la psoriasis y la artritis reumatoide.

Los “Buenos” se transforman en “Malos”

En vista de que la barrera hemato encefálica es dañada en la fase aguda de la ESCLEROSIS MÚLTIPLE, los guardianes de nuestro sistema inmunológico pueden penetrar al cerebro y, por error, al igual que en todas las enfermedades autoinmunes, atacan nuestro propio tejido. De esta forma, los “buenos” se transforman en “malos”, debido a que confunden a sus amigos (el tejido propio) con sus enemigos. Estos ataques  causan daño a las capas de mielina, las cuales son “comidas” por macrófagos. El ataque por macrófagos es uno de varios mecanismos por los cuales la mielina es dañada.

Una vez que la mielina ha sido dañada, los mensajes no pueden viajar a lo largo de los nervios tan rápidamente como lo hacían anteriormente. Las capas de mielina son el objetivo número uno en la ESCLEROSIS MÚLTIPLE. Primero, la mielina es atacada, posteriormente, los axones desmielinizados son dañados. Entonces, los síntomas de la ESCLEROSIS MÚLTIPLE se presentan.

No te olvides de visitar la sección...
Viviendo con EM

Viviendo con EM

Mejora tu calidad de vida y la de tu familia. Siente nuestro apoyo a través de distintas actividades e información especializada.