Mi Vida con EM Tipos de Esclerosis Múltiple

La esclerosis múltiple puede variar considerablemente entre los individuos, ya que afecta al sistema nervioso en diferentes sitios. En la mayoría de los casos de ESCLEROSIS MÚLTIPLE, los síntomas en las etapas tempranas del padecimiento se presentan abruptamente en episodios transitorios sin una causa reconocible. La presentación súbita o una exacerbación de los síntomas son conocidas como recaída (naturaleza de recaída del padecimiento).

A continuación, los síntomas mejoran después de pocos días o semanas. Esto se conoce como remisión. Con el tiempo, puede haber una recuperación parcial o completa. No obstante, en ocasiones, los síntomas o la pérdida de una función pueden ser permanentes, inclusive en la remisión. La rehabilitación continua, el entrenamiento físico y mental te ayudarán a recuperarte tanto como sea posible de dicha pérdida de función.

La ESCLEROSIS MÚLTIPLE nunca duerme, sin embargo, puede pasar por periodos de menor actividad.

Se conocen cuatro diferentes formas de Esclerosis múltiple:
• Esclerosis múltiple con recaída-remisión (ESCLEROSIS MÚLTIPLE RR)
• Esclerosis múltiple progresiva secundaria (ESCLEROSIS MÚLTIPLE PS)
• Esclerosis múltiple progresiva primaria (ESCLEROSIS MÚLTIPLE PP)
• Esclerosis múltiple benigna

La forma de ESCLEROSIS MÚLTIPLE con recaída-remisión es el tipo más común, afectando a más del 80% de los pacientes. En las fases iniciales, los síntomas pueden estar ausentes, en ocasiones inclusive durante varios años. Pero los ataques son impredecibles y los síntomas pueden surgir en cualquier momento. Síntomas nuevos o ya conocidos pueden presentarse súbitamente, permanecer durante pocos días o semanas y desaparecer nuevamente. En los lapsos intermedios, pareciera haber una falta de progresión.


La esclerosis múltiple progresiva secundaria puede seguir a la fase de recaída-remisión del padecimiento, y es considerada la forma más avanzada de Esclerosis Múltiple. Hasta un 40% de las personas con ESCLEROSIS MÚLTIPLE con recaída-remisión pueden desarrollar ESCLEROSIS MÚLTIPLE progresiva secundaria. Después de periodos de ataques y remisiones, se puede desarrollar ESCLEROSIS MÚLTIPLE PS la cual se caracteriza por progresión continua con o sin recaídas ocasionales, remisiones mínimas y mesetas.


La esclerosis múltiple progresiva primaria es rara y afecta únicamente a cerca del 10% de todas las personas con ESCLEROSIS MÚLTIPLE. La progresión desde su inicio es estable. Los síntomas empeoran progresivamente y la discapacidad aumenta en forma gradual. No existen periodos de recaída ni de remisión, sólo mesetas ocasionales y mejorías ligeras temporales.


La esclerosis múltiple benigna se caracteriza, como su nombre lo indica, por una recaída inicial y posiblemente solo un ataque adicional y recuperación completa entre estos episodios. Pueden transcurrir 20 años hasta la presentación de una segunda recaída, por lo que se experimenta una progresión muy ligera de la enfermedad.

Esclerosis Múltiple Recaída Remisión

Esclerosis Múltiple Progresiva Secundaria

Esclerosis Múltiple Progresiva Primaria

 

Escaneo por IRM

La imagenología por resonancia magnética (IRM) muestra claramente el tamaño, cantidad y distribución de las lesiones o placas en el cerebro y, en ocasiones, en la médula espinal.

La IMR es una herramienta muy útil debido a su capacidad para demostrar cambios  en la actividad de la Esclerosis Múltiple con el tiempo.

Inyectando un agente de contraste en una vena, pueden hacerse más visibles “nuevas” lesiones en una etapa inflamatoria temprana.

El escaneo con IRM permite la visualización de lesiones asociadas con la Esclerosis Múltiple. Aunada a evidencia de apoyo de la historia clínica y examen neurológico, las lesiones en la IRM son un indicador muy significativo de la Esclerosis Múltiple.

Examen de escaneo por IRM

La IRM es una técnica altamente sensible usada para evidenciar lesiones en el cerebro (figura 5a, b). El examen de IRM puede ser realmente aburrido para la persona a quien se le realiza, ya que toma algo de tiempo. Un escaneo normal puede tomar de 10 a 20 minutos, durante los cuales se le pide a la persona que permanezca completamente inmóvil en una mesa que se mueve dentro de un gran tubo. Puede ser bastante ruidoso y sentirse un poco apretado.
En muchos centros te facilitan tapones para los oídos o puedes escuchar música.

Tendrás a la mano un botón de alerta para comunicación con el radiólogo mientras permaneces en el tubo.

No se utilizan rayos X durante una IRM, por lo que la prueba puede ser repetida tantas veces como sea necesario. Por favor consulta a tu médico en caso de necesitar más información.

No te olvides de visitar la sección...
Viviendo con EM

Viviendo con EM

Mejora tu calidad de vida y la de tu familia. Siente nuestro apoyo a través de distintas actividades e información especializada.