Esclerosis múltiple La importancia de la mielina

Introducción

La mielina, la sustancia que rodea a la mayoría de las fibras nerviosas, acelera la transmisión de los impulsos nerviosos a otras partes del cuerpo. La pérdida de mielina puede disminuir o hasta bloquear estos impulsos, provocando varios síntomas.

Las células nerviosas transmiten impulsos

Las células nerviosas tienen fibras largas, finas y flexibles para la transmisión de los impulsos. Los impulsos son señales eléctricas que son transmitidas a lo largo del nervio. Su extensión permite que las fibras nerviosas transmitan los impulsos entre partes distantes en el cuerpo, por ejemplo, entre la médula y los músculos de las piernas.

La mielina acelera la transmisión del impulso

La mayoría de las fibras nerviosas están rodeadas y aisladas por una capa grasosa llamada mielina. Esta sustancia acelera la transmisión del impulso. A ciertos intervalos, la capa de mielina es interrumpida en los llamados nodos de Ranvier.
El impulso salta de un nodo a otro, lo que hace que la transmisión sea más rápida que si el impulso tuviera que viajar a lo largo de toda la extensión de la fibra nerviosa. La mielina de las fibras nerviosas puede ayudar a transmitir la señal a una velocidad de más de 100 metros por segundo, i.e., a la velocidad de un buen carro de carreras.

La pérdida de mielina provoca una gran variedad de síntomas

Si la capa de mielina que cubre la fibra nerviosa se daña o es destruida, los impulsos nerviosos se vuelven cada vez más lentos o pueden no ser transmitidos del todo. El impulso pasa a ser transmitido a lo largo de toda la extensión de la fibra nerviosa, lo que toma mucho más tiempo que si saltara de un nodo a otro. La pérdida de mielina también puede provocar cortocircuitos o bloqueos de transmisión de los impulsos nerviosos. Una región que muestra claramente la destrucción de la mielina se llama lesión o placa. Los impulsos nerviosos lentos o completamente bloqueados por lesiones provocan una gran variedad de síntomas, siendo ést os una expresión de la actividad funcional afectada del sistema nervioso. Estos incluyen deterioros sensoriales (como visión borrosa), dificultades de coordinación, problemas de locomoción y dificultades con las funciones corporales (como control insuficiente de la vejiga).

No te olvides de visitar la sección...
Viviendo con EM

Viviendo con EM

Mejora tu calidad de vida y la de tu familia. Siente nuestro apoyo a través de distintas actividades e información especializada.